Vover a la lista de temas
Las tecnologías disruptivas han creado un nuevo entorno digital que exige a las empresas avanzar a un ritmo nunca antes visto. Frente a este panorama, la transformación digital es el único camino para no quedarse atrás.

 

Hoy, miles de millones de consumidores en el mundo están conectados a internet en el momento y en el lugar que lo deseen. El estudio 2018 Global Digital establece que existen más de 4 mil millones de personas que utilizan internet en el mundo, lo que representa el 53% de la población mundial. Adicionalmente, las predicciones de Gartner señalan que habrá más de 20 mil millones de objetos conectados en todo el mundo. Esto se convierte en una gran oportunidad para que las empresas puedan captar información valiosa para su toma de decisiones, innovar y explorar nuevos mercados.

 

Transformarse digitalmente implica analizar a profundidad cada línea del negocio para poder anticipar los cambios necesarios y adoptar nuevos modelos de negocio ágiles y digitales en cada área. Tecnologías como la inteligencia artificial, el internet de las cosas, el big data y la ciberseguridad, son apuestas del futuro que ya están teniendo un impacto en empresas de todos los sectores. Implementar estas tecnologías permite crear operaciones más productivas, brindar un mejor servicio hacia sus clientes, acelerar la innovación de la compañía y aumentar los ingresos y la productividad, entre otras.

Dos tercios de los CEOs de las empresas Global 2000 planean situar la transformación digital en el centro de su estrategia corporativa. Por su parte, de acuerdo con IDC, el 55% de los negocios creen que tienen menos de un año para empezar a ver consecuencias financieras y perder su participación de mercado (market share) por no transformarse.

 

Hoy, ya no es una opción adoptar la transformación digital si la empresa quiere seguir siendo relevante para los clientes. El mayor reto es repensar el negocio y adaptar sus procesos a las nuevas exigencias de un mundo digitalizado. Las empresas que no respondan rápidamente a los cambios del mercado que son resultado de la innovación, empezarán a perder oportunidades, clientes y sus flujos de ingresos. Hoy, arriesgar e innovar es fundamental.

 

Fuentes: Gartner, 2018 Global Digital, IDC.